Charrúa. Dioses del fuego. Chueca, Madrid

El fuego por bandera. Hacer de uno de los mayores descubrimientos del hombre un arte. Deleitarte con los mejores productos nacionales e internacionales cocinados al calor y el olor de unas excelentes brasas que transforman texturas, sabores y olores. Eso y más, es lo que te ofrecen en Charrúa.

Charrúas es como conocemos coloquialmente a los uruguayos, pero su origen viene por una tribu que vivió en el sur de este país sudamericano. Hay muchas hipótesis sobre el origen de ese nombre, pero la más aceptada es la traducción del idioma guarani: somos turbulentos y revoltosos (Cha, nosotros, y rru, enojadizo). Eran grandes cazadores y guerreros, y centrándonos en lo primero, el fuego se convirtió en parte esencial de su cultura.

Un gallego y un uruguayo son los que regentan este restaurante donde, como no podía ser de otra forma por sus orígenes, dan culto al fuego y a la carne.

El local presume de rústico, pero con una imagen muy cuidada. Te da la bienvenida una parrilla extraordinaria, su penetrante olor y una barra baja frente a ésta, donde poder ver a escasos dos metros cómo se asa tu comanda. Las maderas oscuras y las pieles abundan por todo el espacio

La carta, aunque pudiera parecer que no apta para veganos, también dispone de un buen surtido de verduras a la brasa como tomates, cebollas, boniatos… Así como de ensaladas.

Al comensal carnívoro le costará elegir entre tan excelentes opciones: chorizos criollos, morcillas o mollejas de entrantes, y los cortes al peso de carnes uruguayas/argentinas, nacionales, alemanas, americanas o australianas.

Las tres personas que fuimos, elegimos un vino uruguayo, como no podría ser de otra forma: Pisano. De cepa tannat, que es propia de la zona. De color púrpura oscuro, es de aromas complejos y concentrados, y sabor intenso.

Las aceitunas y la mantequilla al punto de sal de la casa inician el festín acompañando a un pan de cereales riquísimo.

Tomate brasa

Un poco de fuego que le haga soltar jugos, buen aceite de oliva, orégano y sal es lo único que hace falta para que te chupes los dedos con este tomate.

Mollejas

Con un golpe de calor intenso las dejan casi crujientes por fuera y suaves por dentro. Una gozada de plato.

Steak Tartar

No suelen preguntarte por el punto de picante de un steak tartar, pero aquí sí. Coincidimos los tres en que fuera picantito, y dieron en el clavo. Luego, una ternera deliciosa, las alcaparras, pepinillos y cebolla acompañados de una mostaza suave, hicieron que cada bocado fuera una gozada.

Lomo Alto Black Angus “Prime” (Nebraska)

Cuando se dice que son maestros del fuego, lo demuestran con detalles como esta carne fabulosa que pedimos “al punto menos” o un poco menos del punto, y te la presentan así. Una maravilla. Se cortaba como mantequilla, con una facilidad asombrosa. La potencia de sabor acrecentado por el olor que desprendía a brasa era maravilloso. No sabía si seguir comiendo o quedarmelo para olerlo.

Pedimos, para acompañar la carne, unas patatas fritas con aceite de trufa y parmesano que estaban tan buenas como puedes imaginar. La mezcla de olores era fantástica.

Sopa de chocolate blanco con fresas

Como veis, más que sopa era una quenelle de chocolate pero la combinación seguía siendo igual de buena. Con unos buenos fresones de Palos debe estar sublime…

Flan Mascarpone con dulce de leche

¿A que tiene buena pinta? Pues mejor sabía. El dulce era denso, parecía un caramelo. El flan tenía la textura y sabor suaves del queso italiano. Este fue el que más me gustó.

El servicio fue muy atento en todo momento, ofreciéndonos recomendaciones respecto a pesos de los cortes para ajustar la comanda a lo que pudiéramos comer realmente. El vino fue recomendación del camarero, al pedirle yo uno de la tierra, y acertamos. La cocina ajustó bien los tiempos para que no nos faltase comida en la mesa.

Llego el momento de la “dolorosa” y temiendo estábamos, pero nos sorprendió gratamente a los tres, ya que “sólo” ascendió a 158€. Un precio muy ajustado para todo lo que comimos y la calidad ofrecida.

Como anécdota comentaros que estando allí, entro a comer el cantante Dani Martín bien acompañado de dos chicas. Se ve que mal no elegimos el sitio, ni él tampoco…

LOCALIZACIÓN

Calle Conde Xiquena 4
28004 Madrid (España)

HORARIOS

Martes – Sábado | 13:30-16:00 20:30-01:00
Domingo | 13:30-16:00

CONTACTO

info@charruamadrid.com

+34 91 279 1601

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Yeli dice:

    Gustoso encontrarte por acá de nuevo😋 Saludos y buen inicio de semana😀

    Le gusta a 1 persona

    1. He disfrutado muchísimo. La pena es vivir tan lejos y no poder disfrutar más veces😋
      Saludos!!

      Le gusta a 1 persona

    2. Gracias Yeli, necesitaba espacio y tiempo. Ya lo he tenido y aunque no vaya a escribir cada semana, si lo haré cada vez que vaya a algún sitio que haya merecido la pena. Gracias por estar ahí. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Yeli dice:

        Genial😊 por acá estaremos para deleitarnos el paladar y tomar nota😋 Saludos!!

        Le gusta a 1 persona

  2. Todo tiene una pinta excelente! 🙂 y magnífico punto del Lomo Alto.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Un disfrute compi. Apúntatelo para cuando vayas😊

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s