O Infante Panorámico. Castro Marim, Portugal

Hacia tiempo que no disfrutaba de la cocina portuguesa y he vuelto a retomarla. Después de esta experiencia tan gratificante, me he prometido volver a menudo.

Este restaurante está de moda. Está en boca de onubenses y sevillanos que deciden recorrer los escasos 20 kilómetros que separan Praia Verde de la frontera para disfrutar de unas vistas impresionantes, de un excelente servicio y unos pescados frescos y bien tratados en la brasa.

Tiene un aparcamiento público justo al lado y una magnífica playa, Praia Verde, con todos los servicios bajando unos 300 metros.

Tiene diferentes zonas para degustar su cocina: un comedor (demasiado ruidoso), una terraza (buena temperatura incluso en verano) y un mirador que se puede reservar para eventos.

Arriba tienes el mirador, que estaba reservado y preparado para una boda, y abajo, las vistas desde la terraza.

Es habitual encontrarte en la mesa de cualquier restaurante portugués unos aperitivos a base de mantequilla y paté de sardina. En O Infante, también ofrecen un atún encebollado.

Para elegir el vino, nos dejamos aconsejar por el camarero. Le dijimos que preferíamos uno de la tierra, blanco y afrutado, recomendándonos este Flor do Guadiana de la zona del Alentejo portugués, que limita al sur con la más conocida, el Algarve. El vino estaba buenísimo. Cada copa servida, le dábamos las gracias al camarero por la elección.

Tomate y mozarella

Algo tan simple como unas rodajas de tomate, rojo intenso y sabroso, y mozzarella bien aliñadas con una vinagreta, servida aparte, de albahaca. El resultado es tan bueno, que ya lo he replicado en casa cuando recibí visita de unos amigos, quedando encantados.

Lenguado brasa

Una pieza de 475 gramos con un olor a barbacoa que impregnó nuestra mesa y nuestro paladar, y con un punto perfecto. Tierno y jugoso, fácil de limpiar. Venía acompañado de unas patatas, zanahorias, col y champiñones al vapor que, aportando sabor, hacía resaltar el elemento principal. Espectacular el trato a la materia prima.

Helados de almendra amarga y de limón

Ambos helados caseros, estaban deliciosos. El de almendra amarga sabía al típico licor portugués de Amarguiña. El de limón, con poco más que añadir que la intensidad de sabor. Un acierto, bueno, dos.

La mayoría de los comensales éramos españoles y había camareros paisanos que hacían que pareciera que no estuviéramos en el país vecino. Pero los camareros locales se hacían entender perfectamente.

El servicio es rapidísimo, y los camareros siempre están disponibles y cercanos para atenderte.

La nota no llegó a 60€ para dos personas, que teniendo en cuenta el pescado y el vino, está bastante bien.

No nos salió nada caro un día magnífico en una playa preciosa y una comida muy especial con la mejor compañía. Ya estamos buscando fecha para probar otros platos y elaboraciones como los bacalaos y arroces, que los vimos pasar y tenían una pinta estupenda.

Restaurante O Infante Panorámico se encuentra en Urbanización Praia Verde 8950-411, Castro Marim, Portugal.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Yeli dice:

    Ñam ñam😋 todo se ve apetitoso y las vistas del lugar estupendas. Gracias por esta nota y feliz domingo!!😊

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias!! Disfruta tu también!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s