Restaurante Casa Diego. Espejismo de oasis. Punta Umbría, Huelva.

Sin duda, tiene una de las mejores situaciones de Punta Umbría. Alejado de todo pero cerca a la vez, vistas infinitas a las doradas arenas de esta playa, con el azul profundo del Atlántico a lo lejos, y con fácil aparcamiento incluso en verano (o casi). Tienes la tranquilidad del desierto a escasos 150 metros de la orilla y del barullo de sombrillas. Los niños pueden salir a la arena a jugar bajo las palmeras o divertirse con un aspersor colocado a tal fin.

Una estructura de madera rodeada de palmeras que se mimetiza perfectamente con el entorno y da la sensación de oasis. Esta es Casa Diego. Al reservar (es preferible), nos recomendaron la terraza. “No pasaremos calor con 35 grados, no? No se preocupe que estarán fresquitos” . Me sorprendí, pero accedí, y efectivamente, corría una brisa maravillosa en esa esquina a pie de arena. El único fallo de la situación fue a media comida, que tuvimos que mover la mesa hacia atrás, ya que el sol empezaba a inundar la terraza y picaba en nuestra piel.

Cocina tradicional de costa con productos de primera calidad típicos de la zona con pescados y mariscos, salazones, aliños, aunque también carnes conforman la carta de esta casa de comidas. Vinos del Condado de Huelva y otras D.O. comerciales maridarán tu comanda.

Patatas aliñadas

Lo único que sobresalía en calidad en este plato era el aceite que lo aliñaba. El resto, unas simples patatas cocidas, cebolla, pimiento y tomate. ¿Justifica ese aceite el precio? Lo iremos viendo.

Coquinas

La cocina tradicional marinera no tiene mucha complicación, pero hay que saber respetar tiempos y producto. No hizo falta probarlo, ni tan siquiera verlo. Conforme colocaba el plato en la mesa el camarero, ya olía a ajo quemado. Y como una imagen vale más que mil palabras, mirad arriba. Si el fuego está muy fuerte, en lugar de infusionar el ajo en el aceite, lo quemamos, amargándolo y pasando ese amargor a todo lo que eches encima. Así que, coquinas amargas. Las coquinas? Solo hay que verlas: de 10. Pero que pena el maltrato que sufrieron.

Mojama

De nuevo, una calidad excelente. Una mojama de atún con un corte un poco grueso y de sabor suave pero auténtico. En este punto, hay que entrar en la discusión si mejor con un chorrito de AOVE, o sin él. En esta casa optan por la segunda. Yo soy de la opinión de que mucho aceite apaga el sabor del producto, pero un hilito de un buen virgen extra, lo potencia y le aporta jugosidad a un producto seco de por sí.

Salteado de lagrimitas con gambas

Las lagrimitas estaban en su punto, sabrosas y tiernas. Estuvieron el tiempo necesario en el fuego, pero las gambas resultaron algo secas por exceso de cocción. Una gamba de ese tamaño sólo necesita un minuto o minuto y medio de fuego para tener un punto jugoso. Si tienes un gran producto como es este, no lo mates con tanto pimentón. Aunque estuviera bueno, que lo estaba, comieras gamba o lagrimita, todo sabía igual. Ahhh, no era salteado? De donde ha salido tanto aceite?

Lubina a la espalda

Me hubiera dado mucha rabia que maltrataran esta lubina como las gambas o las coquinas, pero no. Gracias a un buen control de las temperaturas de la plancha, tenía una zona crujiente deliciosa pero debajo, una carne muy jugosa. Es un punto que no es fácil de encontrar en las cocinas y que por tanto, aplaudo. La lubina casi hace perdonar todo lo anterior, pero sólo casi.

Flan de huevo

A mi parecer, bien presentado, excelente textura, pero con un exceso de nata en la preparación. Aunque la receta tradicional no la lleva, se le puede añadir para darle más cremosidad. No se si era eso, o una proporción de leche entera superior a la debida, pero sabía más a lácteo que a huevo. Aun así, gustoso.

Tarta de galleta y chocolate

Los que me leéis desde hace tiempo conocéis mi predilección por esta tarta y lo exigente que me pongo con ella. Pero aquí no hizo falta ni ponerme exquisito. Si es de chocolate, debe saber a chocolate, pero si le pones una capa igual de gruesa de natilla, va a saber a natillas. Luego, la presentación. Todos los postres van igual? Todos con la tierra de galleta, el sirope de chocolate y los bastones?

Melón

Ayyyyy ese melón presentado con sus pipas…!! Poco más voy a decir… Bueno, sí…6€!!! Al menos, le cortaron la corteza.

Las patatas aliñadas, y los postres: 6€

Coquinas al ajillo (quemado): 12€

Mojama (seca): 18€

Almendritas con gambas (pasadas): 15€

870gr. de lubina a la espalda (espectacular): 36,54€

Vino, agua, servicio, cervezas… Total: 151,24€ para 3 personas.

Pero lo mejor llega ahora con el servicio. La atención por parte de los camareros, fue correcta, siempre atentos, aunque sobrepasados por el trabajo. Pero la cocina… 40 minutos en traernos el primero, que pensábamos que sería la mojama. Casi tres cuartos de hora para cortar una mojama? No, era para quemar el ajo, porque lo primero fueron las coquinas. Antes de traerlas, ya preguntamos y nos respondió el camarero que ellos sabían qué tenían que poner primero en la mesa. A cuadros nos quedamos. Hubiera sido más coherente explicar que la salinidad de la mojama habría afectado el sabor delicado de la coquina, de ahí que saliera primero. Hubiera estado bien ese comentario si no quemaran el ajo.

No me puedo dejar un detalle del camarero al tomar la comanda, que por un lado es de agradecérselo y por otro, para matar al cocinero (no literalmente, claro). No pedimos la lubina, nuestra primera opción fue un arroz negro. Pero el camarero no nos lo recomendó por que “a estas horas la cocina está a tope y tengo mis dudas de que salga correcto“. Si no va a salir correcto, te agradezco muchísimo que no lo pongas, pero si está en la carta, o le colocas la etiqueta de “por encargo” o debes saber organizarte para preparar uno cuando te lo pidan.

Vine hace un par de años a este restaurante y os aseguro que comí mucho mejor que en esta ocasión. Aunque se me quitaron las ganas de volver, sólo en memoria de aquella vez y de la calidad de los productos que utilizan, volveré por si les cogí en su día malo, pero la fruta, me la traigo de casa…

Restaurante Casa Diego se encuentra en la playa de la Canaleta en Punta Umbría, Huelva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s