Bodeguita de los Raposo. Tradición juanramoniana. Moguer, Huelva

el

Desde 1960 ha sufrido muchas transformaciones, pero el encanto tradicional no lo ha perdido. Sus paredes cargadas de aperos de labranza y diferentes utensilios cargados de historias siguen asombrándote año tras año. Cada vez que vas descubres alguno nuevo, pero siempre estuvo ahí.

Manuel Raposo y su sombrero cordobés regentan la casa de su abuela convertida en taberna. En Platero y yo, nuestro Nobel Juan Ramón Jiménez, cita a su abuelo que ayudó al tierno burrito con una sanguijuela que se había tragado. Familia ésta, conocida y reconocida en Moguer. Recuerdo aun cuando tenía amarrados sus propios burros en la puerta. Toda una atracción para niños y para los no tanto.

Su vino viejo es lo primero que piden los lugareños al llegar, o el de naranja. Pero se ha hecho famoso por cerrar las comidas con un vasito de vino, nombrado por ellos, de la pasión para las mujeres y de viagra para los hombres. No sabemos si tendrá rigor científico, pero pone las bases para risas cómplices. Así siempre te vas con buen sabor de boca y quien sabe qué más…

Cocina tradicional, sin lujos, pero con arte es lo que encontrarás aquí. La comanda debes rellenarla tú mismo y entregarla en barra. Sí, este sistema tan de moda, lo usan desde hace años en esta casa.

Ensaladas, fritos, guisos tradicionales, carnes y pescados a la plancha y postres caseros componen su carta. Aun recuerdo de mis primeras visitas hace años, cuando los precios eran a 1, 2 y 3 euros según lo grande que fuera la ración que desearas. Con precios actualizados, ahora están a 2,5€, 3€ y 4€.

Vino de viagra

Aunque sea dulce, o precisamente por eso, me gusta como aperitivo y como postre. Así que me pudieron mis ganas de volver a probarlo y fue lo primero que pedí. Al salir directamente de la barrica, está a temperatura ambiente, y con estas calores…. la solución: hielo. No es la que más me guste para un vino, pero si no hay otra forma… Si lo bebes rápido, el agua no te desvirtuará el sabor. 

Patatas bravas

 Todo un clásico en Los Raposo y premiadas en la VII Feria de la tapa de Huelva. Las patatas crujientes por fuera y tiernas por dentro, están riquísimas. La salsa es del estilo mojo picón, que aún estando buena, no es mi preferencia para esta tapa. El aceite cae al fondo y empapa las patatas, perdiendo el crujiente y dejándolas aceitosas. Siendo una tapa muy generosa por 2,5€ puedes permitirte comer sólo las de arriba que tienen la esencia de la salsa y nada de su aceite. Esas están muy buenas, las de abajo, déjalas. El picante es el justo, para todos los estómagos. 

Croquetas caseras Nikoleta

Tienen muy buen aspecto exterior, con una cobertura fina y muy crujiente. Pero al probarlas me encontré con que la textura era muy harinosa y no tenían un sabor concreto, por lo que no os puedo decir de qué eran. La salsa es indispensable para poder comértelas…

Tomate “rajao y aliñao” 

Un buen tomate acompañado de atún desmigado (de lata como es normal), y bien aliñado incluyendo orégano. Sabroso.

Burrito de Moguer “muy sano”

68dca493-a857-489f-b9be-a19d652cb5c6

Con una carta tan clásica, me sorprendió ver lo del burrito, aunque pueda entenderse en ella en clara referencia a Platero. Lo que no entiendo es el apellido de “muy sano” y entrecomillado, pero los nombres no son importantes, sino lo que comes. Tomate, pimiento, cebolla y lomo de cerdo plancha regados con una salsa de yogurt (por color) aunque parecía mahonesa por sabor. La verdurita estaba muy bien pochada sin estar caída del todo, para que tenga cuerpo, y el conjunto estaba muy sabroso, aunque la tortita debiera estar más crujiente. Parecía haberse calentado en microondas en lugar de plancha.

El servicio me decepcionó. Os he puesto los platos conforme me llegaron a la mesa. Habéis visto que el tomate fue el tercero? Que salgan antes las patatas (que tardaron lo justo para freírse) y las croquetas antes que un tomate rajao, denota dejadez. Y más, teniendo en cuenta que yo era su única mesa, el resto eran clientes en barra bebiendo vino viejo. La camarera entraba y salía constantemente de cocina, por lo que creo que estaría preparando algo. Con una sola mesa para atender, hay que hacerlo bien. Luego llegaron más mesas y el ritmo fue más continuo, por lo que pude ver, y no dejaban de salir platos.

Fueron 4 tapas, más el vino, y como son bastante generosas, acabé llenísimo, por lo que cancelé el postre. La cuenta ascendió a 12,40€. No está nada mal no? 

Es una casa con un encanto particular, con solera y donde Manuel Raposo te hace sentir como en tu propia casa. Es una persona muy abierta y cercana con los clientes. Siempre lo ha sido y eso no cambia. 

Hacía años que no venía y ya tenía ganas. Recuerdo muchas noches disfrutadas con amigos entre esas paredes, que a pesar de los años y las reformas, siguen manteniendo su encanto. En el dintel de la puerta de salida reza: Dan ganas de volver. Y vuelves…

Bodeguita de los Raposo está en calle Fuentes número 60 en Moguer, Huelva. 

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Se ve un sitio clásico (en el buen sentido) y, como bien indicas, con mucho encanto. Lástima esos detalles en los platos y en la atención.

    Saludos y a seguir disfrutando del verano!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Un placer tenerte por aquí compi!! A disfrutar!

      Me gusta

  2. laacantha dice:

    Ruquisimooooo….Sobre todo a la hora de acostarme sin cenar…..ni siquera un yogur. Besos seductor.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estás a dieta para no cenar? Una ensaladita al menos no? Un besazo guapa

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s