Cena a 10 manos. Equipo G. Huelva

El equipo G es un grupo de restaurantes de Huelva formado por Taberna Guatiné, Puro Chup Chup, La Bohemia, Almenta y La Mirta. Están realizando diferentes acciones conjuntas y una de ellas son estas cenas a 10 manos. Todos han pasado por las cocinas de todos para ofrecer un plato cada uno en un menú degustación. Los dos primeros entrantes y el postre los realizaba el restaurante anfitrión, en este caso fue La Bohemia.

Ensalada de agua

Un entrante sencillo y muy fresco para esta época, típico de Paymogo, tierra del chef Diego, que le dió su toque personal. No todo va a ser gazpacho y salmorejo. Miga de pan y yema de huevo para darle algo de cuerpo y color a una vinagreta compuesta de hierbabuena, ajo y culantro para dar sabor y acompañar una lechuga en juliana y un lomo de sardina marinada. 

Carpaccio de presa ibérica

Cuando un producto tiene esta calidad, puedes permitirte este tipo de elaboraciones. La presa, laminada finísima, iba aderezada de tartufata y queso de cabra del pueblo serrano La Granada de Riotinto. Una tartufata es una crema típica italiana cuyos ingredientes básicos son setas, trufas y aceite. Un plato sencillo pero con una calidad excelente en sus ingredientes que lo hace delicioso.

Ceviche de anchova

Seguimos con los platos frescos, pero esta vez de la mano de Carmelo, el chef de Guatiné. Una elaboración compleja con muchos matices, pero que funciona muy bien en conjunto. La anchova y paté de su hueva para darle intensidad de sabor.El helado de mango y lima otorgaba un toque fresco y ácido contrastando con el picante del ají. La leche tigre también llevaba muchos toques que la hacían diferente. Una mazorca de maíz laminada, kikos y palomitas aportaron sus tres texturas y el crunch que le faltaba al plato.  Delicioso.

Gazpachuelo de setas e ibérico

Ya hablamos del gazpachuelo malagueño en una entrada de Puro Chup Chup, pero os lo recuerdo porque sólo su chef, Juan, podría darle una vuelta de tuerca al mismo. Este plato básicamente es un caldo de pescado y mahonesa a base de yema de huevo y aceite de oliva. La creatividad de Juan lo ha convertido en un mar y montaña sustituyendo el pescado por carne ibérica y setas, añadiendo un muslito de perdiz y contrastándolo con una hueva de atún seca. El caldo de carne, base de la crema, se notaba que hacía honor a su personalidad, ya que el olor y la intensidad de sabor te sitúan en muchas horas de chup chup.

Roncadores, guiso de morro de cerdo ibérico, cocochas de bacalao y gracilaria 

Otro mar y montaña que nos trae el chef José Almenta. Antes de presentarnos el plato, pensábamos en lubina, pero esos lomos son de roncador, una especie nocturna de nuestras costas con una carne similar, aunque no tan conocido. Una textura diferente la aportaban las cocochas de bacalao sobre un guiso con cuerpo de morros de cerdo ibérico. Los hilos que pueden semejar pelos del cerdo, son gracilaria, un alga gelatinosa de la que se elabora agar agar, un gelificante. Combinaba perfectamente con las cocochas y acentuaba el toque marino. Exquisito.

Canelón de manitas de cerdo y muselina de foie.

De nuevo la casquería hace aparición en esta cena, pero esta vez, como relleno de un canelón. La Mirta nos trae una pasta fina y suave con una muselina de foie caída sobre ésta y una salsa de pimiento como guarnición. Sabores delicados donde ninguno sobresale del otro, aunque esperaba más intensidad de las manitas.

Crema de cuajada con mousse de carajillo y torta de Inés Rosales

La presencia no es uno de los fuertes de este plato como podéis ver… la cuajada estaba buena, pero el carajillo en mousse parece otra cosa que cayó por allí… El punto del carajillo es muy subjetivo, pero para mí estaba algo fuerte, teniendo en cuenta que es la primera vez que tomo uno. El toque crunch de la torta me pareció muy acertado.

Pude apreciar lo que intuía: no es fácil meter a 5 cocineros y algún ayudante en una cocina donde suelen trabajar dos o tres. Y por eso mismo le doy más valor a esta experiencia, donde dieron de cenar a 49 personas. 

Cada dos platos iban maridados con diferentes vinos:

 Marqués de Villalua (seco) 

Aguadulce de Villalua (vendimia tardía, semidulce) 

Palomo cojo (verdejo, Rueda) 

Matsu pícaro (Toro) 

Melante (moscato dulce) como toque final tras el postre.

Los camareros siempre atentos y amables a pesar de estar hasta la bandera, y se agradeció que saliera cada chef a explicar su plato.

Un festín muy asequible para los amantes de la buena cocina: 35€ incluyendo el maridaje.

Lamentablemente, ya han estado en todos los locales y esta era la última cena a 10 manos. Pero os invito a seguirlos en Facebook para descubrir qué nuevas ideas ponen en marcha: Equipo G.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. laacantha dice:

    Ay..Ay..Ay..tengo hambre son las 2 y 20..me gustaaaaaa . Uy Señor , dame paciencia!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Y que haces??? Yo acabo de comer cazón con tomate de mi madre. Pero no puedo ser objetivo: es el mejor tomate del mundo!!!! Jijiji

      Le gusta a 1 persona

      1. laacantha dice:

        Yo a por la comida para llevar…para mi es lo mejor -😂😂😂😂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s