Almenta. Cocina de mercado. Huelva

Para poder escribir sobre artistas hay que mirar cada letra que escribes, y aun así, nunca sabrás si estás a la altura. Arte y creatividad, sueño y trabajo son palabras que irremediablemente se funden en una sinfonía de vientos de tuba y bombardino que salen de los pulmones de este chef. Antes, en su mente, ha podido imaginarlo y sus dedos tocar las llaves que convirtieron su don musical en don culinario.

Hace casi un año que lleva abierto el Restaurante Almenta en Huelva, y su chef, José Luis Almenta, ya se ha hecho un hueco en los sentidos de propios y foráneos.

Su cocina la define en su carta perfectamente: Cocina de Mercado, Mercado de Huelva. Productos frescos y propios de las lonjas onubenses son los que pasan por sus manos para convertirlos en puro arte y hacerte disfrutar cada uno de tus sentidos. La vista suele ser el primero, pero en muchos casos, te llega un olor que hace que te gires como si acabaras de ver a una chica o chico despampanante. El tacto a través del cubierto o de tu boca, el oido con sus crujientes y cremosos y el gusto… ay Dios, el gusto.


Almenta une el arte pictórico también a su casa para que todo vaya en armonía, y riega las gargantas de sus comensales con maravillas enológicas del Condado de Huelva. Cada poco tiempo renueva sus paredes con pinturas como si de una galería se tratase, en un local amplio, luminoso y dejando espacio vital para cada mesa.

La bienvenida llega por parte de sus camareros y jefa de sala con una degustación de un aceite de oliva virgen extra variedad verdial haciendo gala de su intensidad de sabor y de una sal de algas. El pan que acompaña la comida, y esta degustación, es una delicia que viene de la mano de la panadería alternativa de Pablo Conesa, otro artista. La mezcla de los tres elementos es una explosión de mar en la boca.

Tirando de carta, los quesos artesanos, productos de Doñana, vinos del Condado en botella y en platos, gamba blanca de Huelva, mojamas de Isla Cristina, productos de bellota están presentes en diferentes elaboraciones. Huelva se come.

Gamba blanca de Huelva en canelón

Gamba blanca marinada en lima y hecha lámina para rodear un picado de choco y cebolla, sobre una base de aguacate. Simple y muy efectivo, cuando manos expertas lo moldean. Una delicia donde los sabores de cada elemento se identifican perfectamente y a la vez, el nuevo sabor creado por su conjunto. Aunque esto va a ser una constante en cada plato.

Croquetas cremosas de jamón ibérico y mahonesa de jamón

El jamón de bellota bueno de la sierra de Huelva se identifica claramente. Su sabor es inconfundible. Una bechamel deliciosa con todo ese sabor serrano en el interior y un crujiente exterior que disfrutas oir. La mahonesa tenía una textura y sabor maravillosos.

Carrilleras de bellota al oloroso con cremoso de patata trufada y jamón

Tiernas y melosas, con sabor intenso gracias al oloroso, las carrilleras se deshacen en la boca. El cremoso de patata es una delicia, sabiendo a patata y trufa y nada a nata, como suele ser habitual en muchas casas. En este plato, siendo una esquisitez, tengo un resentimiento. No con el plato como podéis leer, sino con la actitud de quien me lo retiró al decirle que estaba frío. Me lo devolvió perfecto de temperatura, pero diciendo que “el anterior no estaba frío, sino templado tirando a…” No me pareció nada correcta la apreciación ni las formas. He de decir que fue un hecho aislado, por que el resto de la comida fue muy correcta. Pero un gesto así, y me consta por amistades, que no fue solo conmigo, tenía que resaltarlo.

Tras esa comida que ascendió a 14,50€, supe que para plasmar la esencia de Almenta, no podía hacerlo con sólo tres tapas. Por lo cual, decidí volver otro día acompañado y sacarle todo su jugo.

Mi vuelta tardó mas de un mes. Ya hubiera querido que tardase menos, pero lo importante es llegar. Puedes comer en Almenta por poco, sí, pero te dejas detrás una serie de platos que debes probar antes de pasar a mejor vida. Me quedarán algunos que he de probar, pero al menos, la esencia de Almenta creo que está aquí.

Ajoblanco de piñones ecológicos de Doñana con cigalas

Me encanta que los platos me sorprendan por su sabor, y éste, lo hizo sobremanera. Esperas el típico sabor almendrado del ajoblanco y te encuentras un delicioso piñón en formato líquido. Perdón, he empezado por el final, pero ese sabor me conquistó. La presentación sin la crema, únicamente con los berries y las cigalas, la camarera explicándote el plato mientras vierte el piñón, simplemente es una maravilla. La jugosidad de la fresa y el arándano explota en tu boca y se mezcla con la crema. Un platazo!!

Vestresca de pez espada, mousse de guisantes, cebolleta asada y lechuga de mar

Nos estamos acostumbrando a la fantástica vestresca de atún, pero desconocemos la de otros peces, como la del espada. Os puedo asegurar que es una maravilla. Parte de culpa la tiene una cocción perfecta, pero la calidad del producto es sobresaliente. Se deshace a cada bocado. La compañía de la mousse de guisante, fina, cremosa y potente de sabor es todo un acierto. Buscaba la cebolleta asada, y la encontré bajo la ventresca. Una sorpresa más para disfrutar el mix de sabores y texturas con la lechuga de mar, donde ningún elemento pisa a su compañero.

Salmonetes con alcauciles de temporada a la plancha y pancetita de bellota

El precioso color rosáceo del salmonete lo dice casi todo, fresquísimo y en su punto. Los alcauciles, como lo llamamos por el sur, o alcachofa como se la conoce generalmente, a la plancha sobre una salsa intensa de panceta absorben el aroma y el sabor, potenciando ambos. Riquísimo!!

Pluma 100% bellota a las brasas con praliné de almendra salada

Para los no entendidos, la pluma ibérica es una pieza de carne del cerdo con forma triangular que se extrae de la parte posterior del lomo. Es de pequeño tamaño y un peso aproximado de 100 gramos, en función de su dueño. Es una carne muy sabrosa, de excelente textura y calidad. Y esta pieza en concreto cumple todas las expectativas. Cocinada a baja temperatura para marcarla a las brasas antes de presentarla, estaba jugosa, casi melosa. El praliné le da ese toque entre dulce y amargo que potencia el sabor de la carne. Es brutal! Las patatas francesas bien cocidas y los espárragos trigueros cumplen perfectamente su papel secundario. Ibamos a pedir media, pero la camarera nos recomendó el plato porque querríamos más, aseguraba. Gracias por la recomendación!!!

En esta ocasión, el servicio fue perfecto, incluyendo los tiempos entre plato y plato, la explicación de los mismos y el interés de camarera y jefa de sala por que todo estuviera sobresaliente.

La cuenta ascendió a 57€ para dos personas pidiendo medias raciones y en el caso de la pluma, plato. Nada caro teniendo en cuenta la calidad de los productos y de las elaboraciones.

En la primera visita, un viernes, comí en barra y pude apreciar cómo no paraba de sonar el teléfono recogiendo reservas de mesa. La segunda fue un martes, y no había tanto colapso. Por esto, si vas en fin de semana, recomiendo reservar.

Tengo que volver, claro, ¿cómo no? Hay creaciones que me falta por degustar como la Lubina de mar con arroz marinero y manitas o la Perdiz en salsa Perigueux, fresón y cebollitas al vinagre viejo del Condado, entre otros. Pero también volveré para disfrutar de ese ajoblanco de nuevo.

Almenta se encuentra en calle Marina número 7 de Huelva. En pleno centro.

Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. laacantha dice:

    O tienes mucha suerte o no visitas los sitios casuales…todos son muy buenos que nos representas¿ Estabas en algún malo?
    .

    Le gusta a 1 persona

    1. Tengo un defecto que sobresale a los demás: me gusta comer bien, sobretodo si pago yo… Voy a sitios donde sé que tienen buena cocina, aun así me he encontrado alguna sorpresa. Incluso los buenos cometen errores y los señalo. En este, no me gustó un aspecto en una atención, y asi lo reflejo. Pero un hecho puntual no va a empañar la excelente cocina😚

      Le gusta a 1 persona

      1. laacantha dice:

        Oyeeeee hay que tener mucho cuidado contigo..

        Le gusta a 1 persona

      2. Y eso? Jajajaja

        Le gusta a 1 persona

  2. laacantha dice:

    He releido, deescribes los patos tan buenos y tan cuidadoso preparados…por tan bajo coste.O es solamente en Andalucía.

    Le gusta a 1 persona

    1. Imagino que en Murcia también haría lo mismo. Habrá buenos sitios para comer también y los describiría igual. Solo uno dos de mis pasiones aquí: escribir y la Gastronomía 😚

      Me gusta

      1. laacantha dice:

        Aqui…¿ y fuera de aqui?

        Me gusta

      2. En cualquier provincia. Sería lo mismo. Solo es cuestión de encontrar buenos sitios para comer

        Le gusta a 1 persona

      3. laacantha dice:

        Voy a buscar..ahora mismo y te locontaré

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s